Son muchos los profesionales que se especializan en estética y belleza, y que se quieren independizar y armar su propio espacio para su clientela. Y es que luego de haber tenido un recorrido en diferentes peluquerías y haber hecho su cartera de clientes, una sala de belleza en casa es el sueño de esos profesionales.

Como todo negocio de emprendimiento, conlleva varios procesos que se deben hacer con mucho cuidado y atención, para cumplir con todos los estándares legales, de higiene, salud y espacios, que son exigidos por la ley.

Si ya tienes la idea, lo único que debes hacer es ordenarla para poder comenzar a ejecutar las acciones que te ayudarán a cumplir esa meta que persigues.

Tácticas para armar una sala de belleza

Como ya lo decíamos anteriormente, primero debes asegurarte de cumplir con la ley. Así que debes darle un nombre a tu sala de belleza y tienes que registrarla, para luego conseguir las licencias, los permisos y seguros que la ciudad, el estado o la provincia exijan.

Debes tomar en cuenta que este proceso puede tomar unos cuantos meses (depende del sistema de cada país), así que lo mejor es que te mantengas en la peluquería en la que has estado trabajando activamente, o que te ofrezcas para ir a realizar servicios a domicilio, de manera que te mantengas en movimiento y tus clientes sepan que sigues ahí, mientras esperas tener todo ok desde el punto de vista legal.

Luego comienza el diseño del espacio, y justamente esa es la parte que puede tornarse más divertida en la creación de una sala de belleza.

Es importante que tengas un baño a disposición, sobre todo porque en muchas oportunidades, las clientes que asisten a arreglarse su cabello u otros detalles estéticos, pasan muchas horas en el sitio y será muy desagradable que no tengan un baño al cual puedan ir.

Luego, organiza todo el espacio mentalmente, imaginándote dónde va el lavabo, en qué lugar va a estar tu puesto, qué orientación va a tener el aire acondicionado, etc. Además, debes establecer de qué colores decorarás tu espacio. Asegúrate de que sea algún color neutro pero que también marque tendencia y represente tu estilo.

También es importante que compres sillas y todos los utensilios que vas a usar para atender a tus clientes en la sala de belleza:  tijeras, rasuradoras, champú, acondicionador, tonificante, laca, gel, espuma para el cabello, etc.

Mientras haces todo este proceso y antes de inaugurar tu nueva sala de belleza, te recomendamos que te vayas creando perfiles en las redes sociales y también en WORKCONNEX, para que hables acerca de los servicios que ofreces y, quienes no te conocen, lo vayan haciendo. Aprovecha todas las herramientas digitales que tienes para que te puedas dar a conocer y para que tus clientes asiduos observen los trabajos que has realizado y te recomienden con otras personas.

No importa qué tan grande o pequeño sea el espacio de tu sala de belleza, siempre será importante que sea cómodo y que esté limpio, para que sea agradable para quienes te vayan a visitar y, sobre todo, ¡repitan esa visita!